ES

BLOG

Novedades Casa Ládico

Ventajas de reservar con nosotros

Mejor precio
online

Los mejores precios y ofertas están siempre en nuestra web

Reservas
seguras

Reserve de forma segura y cómoda en nuestra web

Servicio de
recogida

Servicio privado de recogida y traslado al aeropuerto

* Consulte coste del servicio con el hotel

Desayuno en
el hotel

Disfrute de un delicioso desayuno en nuestro hotel

 

AWARDS

Guest Review Awards 2017 Booking        2018 COE Logos Green bkg translations en US UK

 

Maria Camps, soprano y Pere Arguimbau, guitarrista en Casa Ládico

 21 Junio 2018   Blog

CONCIERTO INTIM EN BOUTIQUE HOTEL CASA LÁDICO


El 30 de Junio nos complace anunciaros que Maria Camps, soprano y Pere Arguimbau, guitarrista
amenizarán la cena especial que tendrá lugar en nuestro Café Ládico y darán un concierto "Íntim" que la prensa ha definido cómo:

“Íntim, próximo y directo: La excelente voz de Camps llega suave y nítida a todos los rincones del auditorio y la maestría de Pere Arguimbau no dejará indiferente a nadie en su extraordinario acompañamiento.”

Diari Menorca, 28-1-2012

Maria Camps y Pere Arguimbau en la intimidad: “En la encrucijada entre ambos (Maria Camps i Pere Arguimbau), un puñado de canciones que beben de las dos riberas para acabar en un caudal que te empapa desde la epidermis hasta la médula. Y es que íntim no solo es el título de su álbum más reciente, sino una completa declaración de intenciones. Intenciones de seducir poco a poco, nota a nota, con disimulo, dulzura, elegancia y un sorprendente lirismo capaz de levantarte el vello y así penetrarte a través de todos y cada uno de los poros llegando al corazón”

Ultima Hora Mallorca, 25-3-2012


0 0 Leer más

The Telegraph: Travel Destinations - Boutique Hotel Casa Ládico -

 14 Junio 2018   Blog

Casa Ládico

Mahón, Menorca, Spain 
 

An appealing alternative to the island’s large-scale beach hotels. This elegant 18th-century urban mansion has been reimagined as a sophisticated boutique hotel – complete with a tranquil patio and outdoor pool, a stylish bistro and a bijou basement spa.

 
 
 

Location

8 / 10

A residential street in the historic centre of Mahón, Menorca’s capital. It’s a minute’s walk from the main shopping area, the market and the Santa Maria church; and a 10-minute stroll downhill brings you to the picturesque port, lined with bars, boutiques and restaurants. Beaches, walking trails and outdoor pursuits are less than a 15-minute drive away. It’s 10 minutes by car from the airport.

https://maps.gstatic.com/mapfiles/openhand_8_8.cur"), default; touch-action: pan-x pan-y;">
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Datos de mapas ©2018 Google, Inst. Geogr. Nacional
 
 
//www.google.com/maps/@39.8878816,4.2665624,16z/data=!10m1!1e1!12b1?source=apiv3&rapsrc=apiv3" style="box-sizing: border-box; background: transparent; color: rgb(68, 68, 68); text-decoration: none; font-size: 10px; font-family: Roboto, Arial, sans-serif; position: relative;">Informar de un error de Maps
 
Mapa
Satélite

Style & character

9 / 10

A subtle sense of glamour infuses every inch of the hotel, from the bold navy blue lounge – where comfortable seating clusters around a glass-fronted log burner – to the soaring arched doors that open onto the walled garden and patio.

It’s a former palacete (small palace or stately home), and has been sensitively modernised to create a restful urban hideaway. Original lofty ceilings, exposed beams and sash windows have been preserved and graciously blended with soothing Farrow & Ball colours, contemporary furniture and sleek bathrooms. Sculptures are dotted throughout the hotel, lending it an artistic edge. If guests take a fancy to any decorative item, from lights and linens to wallpapers, the hotel can help them source their own; the sculptures are available for purchase.   

Service & facilities

8 / 10

Below street level is the former cellar with vaulted limestone ceilings; it now houses a small spa comprising a steam room, hot tub and double treatment room, that guests can book by the hour. At the rear of the property a large walled patio provides a shady dining area on one side and a shimmering outdoor pool with deckchairs on the other. There is no street parking in the area and the hotel does not have a car park; guests may use the paid parking 100 metres away.

The multilingual staff is young and friendly and the service is polite and polished at all times.

  • Bar
  • Laundry
  • Pool
  • Restaurant
  • Room service
  • Sauna
  • Spa
  • Steam room/hammam
  • Wi-Fi

Rooms

8 / 10

The 14 rooms vary in size, layout and décor. All offer extremely comfortable beds, crisp linens, luxurious walk-in rain showers and L’Occitane toiletries. In the Cozy [sic] rooms on the top floor guests sleep under pitched roofs – some of which have generous terraces overlooking the patio. On the first floor, rooms are spacious with large sash windows, high-beamed ceilings and, in some, freestanding tubs and original parquet flooring.

All have plenty of natural light, plush soft furnishings and are equipped with lots of amenities, from powerful hairdryers and mosquito repelling devices, to minibars, good reading lights and Menorcan-style straw bags to take to the beach.

Food & drink

7 / 10

A small, well-stocked bar serves a selection of Menorcan wines and other tipples. The bistro focuses on fresh, seasonal produce, sourced from the local market. Light snacks are served at lunch and an à la carte menu is available at dinner. Occasionally, a five-course tasting menu is also offered in the evenings. The cuisine is largely Mediterranean in style but also includes a few Asian-inspired options: think stuffed courgette flowers, chicken curry, and tuna tataki with a beetrot tartare. All are creatively conceived and daintily presented, although flavours can lack a little punch at times.

Breakfasts consist of a self-service spread of local cheeses, cold cuts, fruit, cereals and pastries, as well as fresh bread, eggs cooked any-which-way and a range of teas, coffees and orange juice.

Value for money

8 / 10

Double rooms from €150 (£131) in low season; and from €300 (£263) in high. Breakfast included. Free Wi-Fi.

Access for guests with disabilities?

The hotel has not been adapted.

Family-friendly?

This is an adults-only hotel. However, children over age 13 are welcome.  

 
 Carrer Anuncivay 26, 07702 Mahón, Menorca.
00 34 971 57 37 00

0 0 Leer más

La Menorca de los menorquines… y de aquellos que quieren serlo

 14 Junio 2018   Blog

La isla más tranquila del Mediterráneo guarda todavía rincones ocultos, calas en las que querer reservar un trozo en la orilla y lugares para desear que sea verano todo el año. Solo había que conocer a un menorquín para tener la mejor hoja de ruta.

Es poner los pies en Menorca y saber que estás en el paraíso. Y porque el verano en esta isla de las Baleares es el mediterráneamente más literal. Poco tiene que ver con la hermana mayor Mallorca, y mucho menos con la más lejana Ibiza, la hermana rebelde y mainstream.

 

Menorca es calma desde el minuto uno y melancolía desde el minuto en que te marchas, porque ya vas a desear volver. En los meses de verano es cuando sus aguas son más cristalinas pero también son los meses en los que encontrar un remanso de paz se tercia complicado. Pero basta con coger papel y lápiz para darse cuenta de que escaparse del jaleo es posible.

Aquí se trata de encontrar el lugar de relax perfecto

Ciudadela es la popular de Menorca en San Juan, mientras Mahón, en la lejanía de sus 45 kilómetros de diferencia, lo será cerrando la temporada estival en septiembre con el último jaleo. O eso piensan los que vienen de fuera, porque los menorquines saben que sus mejores rincones resultan todavía casi inhóspitos.

 

EN ALGÚN MOMENTO HAY QUE DORMIR

Para dormir, cualquier mahonés te dirá que es mejor quedarse en alguno de los hoteles boutique que encontramos por el centro de la capital de la isla o a sus alrededores. Muchos salpican diferentes calles del casco histórico, y por su ubicación y su cuidada decoración, dan ganas de volver en otoño o primavera, cuando la isla es solo para unos pocos.

Jardí de ses Bruixes –y su maravilloso patio-, Casa Ládico o Síndic Hotel son algunos ejemplos. Muchos de estos edificios están catalogados por su valor arquitectónico, por lo que merece la pena taparse con las sábanas de alguno de estos pequeños hoteles.

Ciudadela, Menorca, o la vida imparable

Casa Ládico, por ejemplo, data de mediados del siglo XIX y allí nació la familia griega Ládico, que llegó a la isla en 1753. Si los italianos son de Ibiza, los griegos de Menorca. Otro ejemplo es el Jardí de ses Bruixes, cuyos terrenos pertenecían a la Iglesia y que, por consecuencias de la vida, acabaron en manos del primo de Don Francesc Femenías Fábregues. Cualquier menorquín de toda la vida te dirá que es el primer arquitecto de Menorca.

Precisamente Femenías Fábregues fue autor de los mercados de Mahón y Ciudadela, y en el de Mahón – con vistas a uno de los puertos más grandes de Europa- los menorquines se concentran cada sábado.

Jardí de ses Bruixes
 

DE PINCHOS Y FIESTA NON STOP LIKE A LOCAL

En el Mercat d’es peix se festeja la vida con pomada -ginebra local, la Xoriguer, con limonada-, pinchos, y cualquier delicioso bocado que haya por delante. Por supuesto, el queso de Mahón y la sobrasada no pueden faltar.

Si pensabas que en el Mercado de la Cebada de Madrid había ambiente, es porque no has estado en este mercado menorquín donde la música y la bebida se destila a partes iguales. No hay plan más mahonés que disfrutar de un sábado en este rincón.

Y continuarlo en Sa Bodega. Si tuvieras unos padres isleños te dirían: ¡Seny que de cervell en venen! ante un plan de este calibre. Aunque para jaleo –se llama así, literalmente-, sus conocidas fiestas veraniegas que se esparcen cada fin de semana por diferentes localidades de la isla… Y en sus plazas, resuena la música popular mientras los caballos se pasean y saltan en ellas.

A LA PLAYA

Menorca es conocida por sus playas, y más allá de las clásicas –Cala Macarella y Macarelleta, por poner un ejemplo-, hay rincones naturales que merece la pena conocer. Basta con coger el coche o una moto para llegar en un abrir y cerrar de ojos al Edén.

 

A unos pasos, literales, de la famosa y concurrida Binibeca nos encontramos con el pequeño pueblo de Binisafua. Y a los pies, Ses Olles, rocas con forma de olla que dan al mar, donde muchos menorquines han abrazado el mar por primera vez.

Sentarse en sus escalones de roca, tirarse al agua, y observar el camino de casas blancas que recorre la costa mientras se pone el sol, es un placer que solo viven unos cuantos.

A unos pasos de Ses Olles se encuentra el Club Marítimo de Binisafua, que con sus instagrameables puertas en diferentes tonos de azul, se convierte en un escenario perfecto no solo para tomar una fotografía, también para disfrutar de cualquier refrigerio mientras escuchas a tus vecinos de mesa hablar en menorquín. O como canta Joan Pons: “escolta es vent que de Menorca t’arriba…”.

COMER COMO UN MENORQUÍN

Después de bañarnos y dormir, es momento de llenar el estómago. Empaparse del espíritu hippy que respira Ibiza es posible en el Paput, posiblemente las hamburguesas más conocidas de esta zona de Menorca. Un kiosco hippy donde de vez en cuando, hay fiestas, y donde es posible comer y también tomarse una copa.

 

Lleno de salitre, devorar una hamburguesa y una cerveza bien fría se convierte en el mejor placer del mundo. De este se disfruta con vistas al puerto de Mahón.

Paput

Si se quiere mesa y mantel, un menorquín te dirá que te pases por El Rais, de los dueños de Ses Forquilles (también es una opción). ¿Lo mejor? Sus vistas y que pedir arroz para uno aquí sí es posible.

El gusto de disfrutar de una paellera será una de tus experiencias menorquinas. Si prefieres comer en mitad del campo, apunta la cocina delPan y VinoSa Pedrera d’es Pujol La Caraba. Para terminar el día, ¿un plan nocturno alternativo a la ya trillada Cova d’en Xoroi? Los conciertos en Sa Terrassa des Claustre, por el que han pasado Love of Lesbian o Juanito Makandé. Este año lo pisarán Iván Ferreiro o el pianista de jazz mahonés Marco Mezquida.

Cova d'en Xoroi

MÁS PLAYAS

Otra de estas experiencias imprescindibles, es perderse en sus playas. Un pensamiento que colocas el primero en la maleta. Olvídate de las más clásicas. Menorca tiene la suerte de ser una isla de contrastes, y tiene rincones mojados por el mar en los que se respira silencio. Cala Tortuga, cerca del Faro de Favaritx, requiere de una pequeña travesía con vistas que quitan la respiración. 

Cala Tortuga, Menorca
 

A pocos kilómetros de Mahón, los menorquines se bañan en Sa Mesquida –ojito, que reposan el salitre en la cocina de Cap Roig o en la de Ca’n Bernat des Grau-… Y si un autóctono quiere sorprenderte, te dirá que vayas a ver el atardecer a Cala Cavallería. Será como estar en Marte y en el paraíso a la vez.

Sa Mesquida, Menorca

Si queremos más ejemplos de dónde colocar la toalla, están La Vall, Cala Pilar, Cala Pregonda. ¿Otra opción? Una buena excursión por camí de cavalls a Cala Escorxada desde la playa virgen de Binigauss… Para completar la lista de rincones en el mapa para la próxima visita. 

Cala Escorxada

Y cuando vuelvas, deja en la maleta hueco para llenarla no solo de productos locales (queso, sobrasada, camot, carnixua, ensaimadas…), también de prendas y decoración de alguna de las tiendas de la capital de la isla. ApuntaLa Cerería o Kala, para dejarte llevar por ese estilo boho y relajado que se respira en este rincón de las Baleares. Las abarcas como calzado -que no menorquinas- se dan por hecho.

Eso de “donde fueres haz lo que vieres” –se pronunció en Roma la primera vez y fue algo así como Cum Romae fueritis, Romano vivite more- se debería pronunciar, en menorquín eso sí, una vez se ponga un pie en la isla y notes la humedad en la piel. Nadar a contracorriente, de la manera más literal. hará que te empapes del espíritu de la isla y quieras volver cuando no hay nadie. Idò.

Cala Macarelleta

0 0 Leer más
  • 1
  • 2
Mi Reserva

Accede a tu reserva

Lo sentimos, datos incorrectos

No es necesario registro

¿Donde puedo encontrar esta información?